Educar en la igualdad desde la infancia

Juguetes sin estereotipos para educar en igualdad
Hoy, 8 de marzo, es el día visible para reivindicar y luchar por una igualdad real entre hombres y mujeres, pero es algo que debemos trabajar todos los días (y desde la infancia) si queremos una sociedad igualitaria y diversa. Donde las niñas y los niños tengan las mismas oportunidades para expresarse, para sentir, para desarrollarse, para perseguir sus sueños.  

Estereotipos de género que transmitimos a nuestros hijos e hijas

A pesar de todo lo que hemos avanzado como sociedad, aún existen estereotipos que perpetuamos sin querer. Porque a veces ni nosotras mismas somos conscientes, porque son mensajes que están ahí de forma recurrente, por la publicidad, la sociedad, la escuela, la educación que hemos recibido… que nos hacen tener unas creencias por las que atribuimos rasgos, actitudes o comportamientos claramente diferentes para cada género. Por ejemplo, a la hora de mostrar las emociones, aún se escuchan expresiones, que salen inconscientemente, como «no llores como una niña»  o «no te enfades que te pones muy fea». También a la hora de elegir un juguete, podemos perpetuar ciertos roles de género. Por eso pongo mucha atención en el lenguaje que uso y me esfuerzo para que tanto mi hija como mi hijo comprendan que esos roles de género, esos estereotipos, son completamente absurdos y que no tienen ningún fundamento. Que no hay «cosas de niños» y «cosas de niñas». Que pueden vestirse con el color que quieran y que todas las emociones son válidas y tienen derecho a sentirlas y expresarlas. Y, por supuesto, que pueden jugar con lo que quieran.  

La publicidad en los juguetes

Aunque cada vez hay más empresas de juguetes que están haciendo cambios muy positivos en la manera de anunciarlos, todavía los estereotipos de género están muy marcados en la publicidad de los juguetes.
Aún cuesta ver anuncios así…
Existe una gran diferencia entre los anuncios hechos para niñas, por los juguetes destinados a ellas (muñecas, cocinitas, maquillaje…), los valores que promueve (cuidado, maternidad, belleza…) y los colores que usan de fondo (básicamente el rosa). En contraste con los anuncios para niños, donde destacan colores fuertes y brillantes que se identifican con valores de aventura, acción, ingenio, etc, anunciando coches, superhéroes, construcciones…
El 60% de los anuncios muestra estereotipos de género y los niños y niñas no son ajenos a estos mensajes
En estos anuncios claramente se identifica un juguete con un género determinado, reforzando unos estereotipos sobre cómo debe ser los niños o las niñas. Y esto genera una gran desigualdad, porque ya se les marca desde la infancia un desarrollo diferente. Es revelador que cuando los niños/as son pequeños no hacen distinciones entre juguetes para niño o niña, pero según van creciendo, se observa que sí los van diferenciando por género. Porque aunque desde casa no trasmitamos estos estereotipos, no debemos ignorar el hecho de que los niños y niñas no son inmunes a la publicidad y que, por lo tanto, van a estar expuestos a sus mensajes y van a percibir esa desigualdad. Y aunque aquí hable la influencia de la publicidad, también hay que tener en cuenta la influencia de la escuela, de la familia, de los amigos… porque todo lo que venga del exterior no va a estar siempre libre de estereotipos de género.
Por eso creo que es importante guiarles y ayudarles a elegir juguetes que no perpetúen estereotipos de género
 

¿Es así como tenemos que ser?

Para que aprendan a interpretar los mensajes que reciben de la publicidad y crezcan con espíritu crítico, una actividad que podemos hacer es analizar con ellos cómo perciben determinados juguetes en la publicidad. Estas preguntas te pueden guiar:
  • ¿Jugarías con este juguete o lo ves más adecuado para el otro género? ¿Por qué?
  • También reflexionar sobre el papel de los niños y niñas en los anuncios: ¿quién anuncia este juguete? ¿a quién crees que va dirigido este anuncio?
  • ¿Crees que un niño podría anunciar una muñeca o una niña un balón de fútbol? ¿por qué?
 

Jugando aprenden a ser iguales

Intentemos que los juguetes que tengan no sean sexistas. Porque las cocinas y muñecas no son solo para niñas, ni los coches y construcciones sólo son para niños. Démosles libertad para que jueguen, no limitemos su imaginación en sus juegos, que exploren otras formas de jugar para aprender las cosas importantes en la vida. Porque a través del juego imaginan, recrean el mundo real que les tocará vivir cuando crezcan, de ahí la importancia de ofrecerles una gran diversidad de juguetes y juegos, para que cada uno decida con qué quiere jugar. Porque los juguetes deben ser eso, juguetes. Pensemos sólo en las horas de disfrute, de juego y lo que les va a aportar en su desarrollo, sin diferenciar sin son para niño o para niña. Que un niño juegue a cuidar de su muñeco y una niña juegue a construir, es lo que realmente rompe esos estereotipos y les hace verdaderamente libres. Porque así no crecerán pensando que los cuidados son algo típico de mujeres o que las actividades de construcción son tarea exclusiva de los hombres. Elijamos juguetes que estimulen su curiosidad, su interés por experimentar y que les aporten aprendizajes positivos tanto a niños como a niñas, no les pongamos límites.

¡Consigue un 10% de descuento en tu primer alquiler de juguetes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *